Cómo son los japoneses en la universidad

En la universidad no se estudia

Es común ver a estudiantes extranjeros en la universidad en Japón sorprendidos ante la actitud pasiva de los estudiantes, el sistema de enseñanza poco práctico y clases que se aprueban con la mera asistencia.

Recuerdo en mis años de enseñanza como profesor temporal en la Universidad de Lenguas Extranjeras de Kioto, cuando suspendí a una estudiante por sus malas calificaciones en el examen final. Me llamaron de la oficina de la universidad preguntándome por qué no la había aprobado si había asistido a todas las clases. Esto, independientemente de que la estudiante fuera o no inteligente, demostraba su actitud pasiva con la expectativa de ser aprobada por asistir.

En otra ocasión, me enviaron a una estudiante en su cuarto año de carrera que había suspendido durante 2 años seguidos mi asignatura de español. La chica nunca venía a clase y las clases que venía se maquillaba en la última fila.

El sistema educativo japonés resumido

Todo sistema educativo debería capacitar (en teoría) a los estudiantes para terminar felizmente con un contrato de trabajo asegurado. La diferencia es cómo llegar a ese trabajo. En el caso de Japón se llega a través de la recomendación de la universidad, no en función de la habilidad o méritos propios del estudiante. Las altas calificaciones son un mero decorativo. Lo que importa es el nombre de la universidad.

El típico curso educativo que sigue un japonés:

  • A los 10-12 años empiezan las primeras consultas de orientación educativa
  • El niño elige la universidad en función de la empresa a la que entra
  • Empieza a ir a la escuela preparatoria o juku 塾
  • Pasa por el 試験地獄 しけんじごく o infierno de exámenes, como se le conoce
  • Si consigue la nota de corte o 偏差値 へんさち suficiente entra a la universidad
  • Tiempo de relax de 3 años en la universidad
  • En el cuarto año empieza a buscar trabajo en las empresas para las que se había preparado
  • En función de su personalidad y la universidad es contratado 1 año antes de empezar, es el precontrato
  • Se gradúan de la universidad y empiezan por lo más bajo en la empresa

Adaptarse al sistema

Se puede concluir que el sistema educativo japonés es faccionista y no meritorio. En Europa y Sudamérica estamos más acostumbrados a ver el mérito y la habilidad por delante de la facción, nombre de la universidad o la prefectura donde alguien estudió.

La realidad es que sin contactos en Japón, sin haber sacado un título en una escuela reconocida (siempre independientemente del nivel alto o bajo), lo vas a tener difícil.

Por ello, los extranjeros que residimos en Japón lo tenemos más complicado. Venimos de una tierra foránea sin referentes para las empresas japonesas. Por suerte, esto irá cambiando a medida que el mundo se globaliza, la población de Japón decrece y la crisis se expande. Al menos es lo que mis compañeros japoneses me dicen. ¿Pero lo veré antes de morirme?


14 comentario

コメントをください Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.